Comunidad Cristiana
Eben-Ezer
¿POR QUÉ SOMOS CRISTIANOS EVANGÉLICOS BAUTISTAS?"

A la pregunta "¿Por qué sois cristianos?" todos los bautistas daríamos respuestas idénticas al resto de nuestros hermanos evangélicos en las diversas denominaciones: "Porque hemos tenido un encuentro personal con Jesucristo, quien para nosotros es nuestro Señor y Salvador personal y todo suficiente." Actualmente, la pertenencia a una u otra denominación evangélica depende en muchos casos de razones sociales. Puede fácilmente darse el caso de haber nacido y crecido en el seno de una familia bautista, o haber accedido a la membresía de una congregación bautista por haber recibido el Evangelio a través del testimonio de amigos, vecinos, compañeros o parientes que pertenecían a una iglesia bautista. En muchas ocasiones, el factor determinante ha sido la proximidad de una congregación o la cálida acogida de que fuimos objeto. Miles de cristianos evangélicos en el mundo experimentaron el nuevo nacimiento de la regeneración al recibir a Jesucristo como Señor y Salvador personal en iglesias bautistas, y ahora son miembros de congregaciones pertenecientes a otras denominaciones, y a la inversa.

Para otros hermanos, la respuesta tiene un sentido de mayor profundidad, pues la pertenencia a una iglesia bautista puede tener raíces teológicas de mayor calado, así como principios históricos y convicciones personales. En el pasado, y en algunas sociedades hasta nuestros días, la decisión de adherirse a una iglesia minoritaria y libre, como las bautistas, ha representado persecución, riesgos y peligros, además de las molestias que dimanan de una postura religiosa impopular, sea por cuestiones de ignorancia o por enfrentamiento y denuncia de posiciones político-religiosas contrarias al Evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

Los cristianos evangélicos bautistas reconocemos el señorío de Jesucristo como sola y absoluta autoridad en todas las cuestiones de fe y práctica, y creemos que el camino principal por el cual Dios se da a conocer es la Biblia o Sagradas Escrituras. Una sorprendente característica de la historia de los bautistas es el hecho de que grupos de cristianos distantes e inconexos en el tiempo y en el espacio estudiaran las Sagradas Escrituras y llegaran a un mismo entendimiento del significado de la iglesia y del bautismo de los creyentes. Estos grupos, surgidos en diferentes épocas y lugares, han mantenido sus propias características y tradiciones, conservando, al mismo tiempo, los elementos fundamentales de su fe y principios.

El énfasis en la autoridad de Jesucristo, según el Espíritu Santo revela en las Sagradas Escrituras, ha sido el fundamento para que los bautistas no hayamos instalado a individuos en posición de autoridad sobre la iglesia. Antes bien, hemos mantenido y mantenemos que cada iglesia local goza de libertad, bajo la dirección del Espíritu Santo, para estudiar las Sagradas Escrituras e interpretar la mente de Jesucristo en cada situación determinada, y para actuar consecuentemente en conciencia. De ahí que la asamblea cristiana, es decir, la reunión de los fieles que buscan juntos la dirección del Señor por medio de su Santo Espíritu, sea el lugar donde el pueblo de Dios toma sus decisiones. No existe, pues, ningún estamento superior ni más importante para los bautistas que la iglesia local.

Por nuestro entendimiento del real sacerdocio de todos los fieles, es decir, de todos los redimidos por la sangre de Jesucristo, y asociados bajo pacto como iglesia local, los bautistas ordenamos a "pastores" y "ministros", en lugar de ordenar a "sacerdotes". Valoramos y respetamos a aquellos hombres y mujeres llamados, formados y apartados para el pastorado y otros ministerios, pero no les vemos fundamentalmente diferentes a los demás miembros de la iglesia, por cuanto todos los fieles tenemos nuestra parte en el desempeño del ministerio del pueblo de Dios.
Nuestras iglesias valoran la libertad e independencia como elementos fundamentales para el desarrollo de la responsabilidad de los cristianos, pero también creemos que hemos de desarrollar la interdependencia entre las mismas. De forma voluntaria, constituimos asociaciones de iglesias en ámbitos locales, comarcales, naciones y supranacionales. Nuestra Comunidad Cristiana Eben-Ezer de la Villa de Vallecas es miembro de la Comunidad Bautista de Madrid, así como de la Unión Evangélica Bautista Española. Ésta, a su vez, es miembro de la Federación Bautista Europea, la cual, por su parte, es miembro constituyente de la Alianza Bautista Mundial, en cuyo seno estamos asociados unos 44 de los más de 110 millones de bautistas en el mundo.

Nuestras características bautistas más destacadas son:

  1. La fe cristiana evangélica --"Sola Gracia, Sola Fe y Sola Escritura"-- con énfasis en el compromiso personal, la dependencia de las Sagradas Escrituras, y el derecho personal a responder libremente al Evangelio.
  2. El concepto de iglesia como asamblea de fieles que forman una comunidad vinculada espiritualmente a Jesucristo como único Señor, Salvador y Cabeza, y los unos a los otros como hermanos amados.
  3. El trabajo misionero como obra que somos impulsados a realizar llevando el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo de hecho y de palabra.
  4. La práctica de la entrega generosa y responsable como primordial fuente de financiación de la iglesia, libre de toda dependencia del estado secular.
  5. El énfasis en la libertad: El derecho a la libertad de toda esclavitud y opresión, de la ignorancia y de la pobreza, y muy especialmente la libertad de conciencia; es decir, el derecho a la libertad religiosa para todos, comprendido el derecho a ser una iglesia libre.
  6. El sentido de la interdependencia, por el que los bautistas de diferentes énfasis y tendencias nos sentidos llamados por el Espíritu Santo a trabajar juntos en la extensión del Evangelio a todos los pueblos y naciones.
  7. La necesidad de ser creyentes fieles y consagrados al Señor, viviendo vidas santas en cuanto pensamos, hablamos y hacemos.

Pr. Joaquín Yebra.

 

 Arriba

¿Y que es ser Bautista?

Indudablemente ser cristiano. Haber experimentado por el Espíritu Santo el nuevo nacimiento. Acto divino, por el que la Gracia de Dios cambia la disposición dominante de] alma humana haciéndola santa Cambio, que expresado en dos aspectos de un mismo hecho, se expresa en ARREPENTIMIENTO, por el que se aborrece y abandona el pecado, y la FE, por la que se recibe a Cristo, El ser cristiano hace de Cristo el objeto de la fe. Se recibe a Cristo como Salvador y se sujeta a El como Señor.

 

Arriba

En comunión con la Iglesia

Los que reciben a Cristo como Señor y Salvador, voluntariamente desean formar parte del cuerpo de Cristo, la Iglesia.

Por el Bautismo, los que han recibido la Palabra de Dios, esto es, los que creen, desean formar parte de una congregación cuya misión Y naturaleza es espiritual.

Por ser la salvación un don de Dios y la obra de regeneración una acción del Espíritu Santo, se da entre los creyentes bautistas el hecho de una verdadera igualdad en cuanto a la dignidad y acción. 

Igualdad de dignidad, con una clara identidad universal, enriquecida con la variedad de dones, hacen que todos cooperen en la edificación y desarrollo del cuerpo de Cristo.

 

Arriba

Luz del Mundo

Ya que Cristo dijo "vosotros sois la luz del mundo" y "sin mi nada podeis hacer" el cristiano tiene importantes deberes que cumplir, Siendo el primero mantener la unión y comunión con Cristo, para desde ahí desarrollar y ejemplíficar la vida implantada en la regeneración y que se resumiría en: AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas las fuerzas y AL PRÓJIMO como a uno mismo.

 

Arriba

Más que templos


Creemos que la iglesia es la asamblea de los creyentes, y que éstos conscientes de sus responsabilidades cristianas tratarán de vivir justa y piadosamente ejemplificando los mandamientos divinos.
Creyentes que formando iglesia, con los pastores y diáconos, saben que su
ministerio no se conforma -como es corriente en nuestros días- con informar
acerca de asuntos morales, sociales y espirituales, sino que como Cristo enseñó son   "columnas y estandarte de la Verdad" procurando desarrollar CONVICCIONES FIRMES, poder real y espiritual para vencer los impulsos instintivos de la maldad humana.

Creemos que el alma de toda cultura, es la cultura del alma. Nunca tendremos una sociedad totalmente honrada hasta que no tengamos una raza humana honrada. Por ello los creyentes Bautistas sabemos que la predicación y enseñanza de la
conversión es factor esencial de la justicia  De la conversión vienen nuevos motivos, nuevos intereses y un nuevo amor y ésta es la auténtica transformación que bendice a la humanidad.

Creemos que el creyente en Cristo, posee ya la vida eterna, luego su destino eterno es el cielo. Y esta personal relación con Dios capacita al hombre para enfrentarse con los problemas de esta vida, desarrollando en él un carácter maduro.

 

Arriba

Iglesias Bautistas: Cauce para la vida de Comunión y Testimonio

Las iglesias Bautistas mantienen y desarrollan entre si unas relaciones fraternales al tiempo que fomentan actividades propias de su vocación cristiana y de interés para la sociedad en la que les ha correspondido vivir.

Junto a la comisión de anunciar un Evangelio completo, desarrollan el cumplimiento y la defensa de la Libertad Religiosa Estimulan y ejercen la responsabilidad en la Educación y ejecutan una digna Obra Social, que se evidencia en cantidad de instituciones, ministerios y misiones que cuidan del hombre integralmente.
Lo que une a los creyentes Bautistas por encima de sus variedades secundarias, es el AMOR. Un amor que les anima a emprender continuamente nuevas iniciativas en favor del ser humano.

Todos los domingos particularmente les reune el significado de la comunión cristiana y muy especialmente el hecho de la RESURRECCIóN DE CRISTO, pero la reunión sería un engaño si no se tradujera en actos durante la semana. Caería en el "sin sentido" si no tomara dimensiones de ejemplar testimonio en la vida social, política y económica.

Las iglesias Bautistas anuncian "La Buena Nueva" del Evangelio que debe ser entendido en un contexto de denuncia de nuestra sociedad como "un mundo de pecado" pero que puede ser transformado por el poder del mismo Evangelio, que  cambiando al hombre le invita y capacita a desarrollar entre todos los hombres relaciones más igualitarias y más fraternales.

 

Arriba

¿Cómo amar si no se Comparte si no se ayuda, si no se libera al prójimo facilitándole la vida?

Es imposible hablar, salvo a costa de traición, del Evangelio sin hablar de JUSTICIA; a la inversa, el que hablare de justicia sin referirse al Amor del Evangelio, ¿Podría ser cristiano? ... La relación con Dios y la lucha por la JUSTICIA están unidas. Las iglesias Bautistas son congregaciones de cristianos que anuncian el Evangelio, pero lo hacen participando en los esfuerzos para cambiar el mundo. La lucha contra todas las injusticias, contra todos los excesos de poder, contra todas las actuaciones opresivas, forma parte de su misión.

El mundo se asemeja a tres hombres en un desierto. El primero tiene un vehículo "todo terreno" Pero carece de gasolina y no sabe conducir. El segundo tiene gran cantidad de gasolina, pero no tiene ni vehículo ni sabe conducir. El tercero tiene necesidad urgente de ir muy lejos, sabe conducir pero no tiene ni vehículo ni gasolina.

El egoísmo... la falta de imaginación y de sabiduría les impide encontrar solución. La humanidad no se encuentra hoy como está por la técnica, la falta de conocimiento ni la escasez de materia prima. Lo que falta es. ...SABIDURIA ...AMOR ...¡EVANGELIO! ...Estos son objetivos Bautistas