Volver


A CORAZÓN ABIERTO... BUENO, DIGAMOS QUE "ENTORNAO"...

 

"Pienso, luego peligro" (últimas palabras de mi predecesor).

Existen tumbas del soldado desconocido... Debería existir una tumba del pensador desconocido.

El poeta dijo: "Confieso que he vivido"...

A mí me enseñaron a decir: "Confieso que yo no he sido"...

He escuchado a jóvenes expertos en marcas, teléfonos móviles, MP3, Internet y cantantes extranjeros, afirmar que en vista de la política de los últimos años, pudiera ser que Francisco Franco hubiera sido de "centro izquierda"... ¡Mira tú! Pues puede que tengan razón, porque estos chicos de hoy saben muchísimo...

Desde niño he oído hablar del "salario mínimo". Nunca había oído hablar del "salario máximo". Y cuando le pregunté a mi tío, me dijo que el "salario máximo no existía, porque la ganancia desmesurada no conoce ningún límite." ¡Jo! ¡Qué tío!

Y eso que mi pobre tío no sabía lo que dijera David Wheldon, ex-director de Coca Cola: "Ante la dificultad de prever cómo será el consumidor del futuro, la solución es crearlo nosotros mismos desde el presente, con la ayuda de buenas ideas y buena publicidad. El consumidor del futuro va a estar donde nosotros queramos que esté." ¡Madreee!

Hay quienes dicen que la Constitución somos todos, menos algunos... ¿Tendrán razón?

A mí me produce una sospecha, creo que no infundada, que los máximos dirigentes de la izquierda y del sindicalismo tengan la mayoría de sus votantes en el sur de Madrid, pero ellos vivan en Majadahonda, Pozuelo, El Plantío y Las Rozas... ¡Qué tufo!

El día en que se inauguraba la Eurocopa, estaban presentes 30 de los 350 diputados en el Congreso de la Carrera de San Jerónimo. Ese día había interpelación ordinaria al gobierno. Esta es la manera en que se ganan el sueldo que entre todos les pagamos...

¡Con razón se denomina "Parla-miento"!

Tenía razón Pedro Ruiz cuando definía a los políticos-vividores como "oficinistas superpagados"... En lenguaje finolis y pedante: "burocratismo"...

Y hablando de manipulación: Empezaron por llamar a los "porteros", "empleados de fincas urbanas"; luego a las "criadas", "empleadas de servicio doméstico"...

Ahora a las guerras las denominamos "conflictos" o "crisis"...

A las tropas invasoras se les llama "misión humanitaria"...

El asesinato de un político es un "magnicidio", pero la muerte de cuarenta mil niños por hambre en el llamado "Tercer Mundo" es un "problema de sequía, malos gobiernos y catástrofes naturales"...

A los "empobrecidos" se les denomina "pobres"...

Y a los enriquecidos, "ricos", como a mí me llamaba mi abuela cuando yo era niño...

A los que acatan las normas del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, se les define como "países en vías de desarrollo"...

A los extranjeros que vienen a gastar dinero en España se les llama "turistas", pero a los que buscan trabajo se les insulta llamándoles "ilegales"...

A los trabajadores se nos define como "recursos humanos", "mercado de trabajo" o "capital humano"...

Ahí hemos mejorado, porque a los africanos esclavizados y trasladados a América por negreros ingleses, españoles, holandeses y portugueses, se les llamada simplemente "madera de ébano"...

A las migajas que se reparten entre los mismos a quienes hemos robado, se les llama "cooperación internacional"...

A dar lo que nos sobra, se llama "solidaridad"...

Cuando yo era niño, siempre que decía que "tenía hambre" mi abuelo me corregía explicándome que lo que yo tenía era "apetito"... Así he comprendido que no debemos llamar "hambre" a la miseria, porque el hambre se pasa comiendo, pero la miseria no se pasa...

Y hasta en las iglesias hemos caído en la trampa de llamar a una tímida expresión de amor evangélico, "obra social"... ¡Le digo a usted!

Les pregunté a un grupo de niños si daban "historia" en su colegio, y me dijeron que ellos eran pobres y daban "tribu"... ¿Qué te parece?

Quienes mucho hablan y presumen de "estado de derecho" suelen ser quienes han montado un embrollo jurídico del que nadie sabe cómo salir...

Esto es como aquel que decía que no sabía si dedicarse al colonialismo o a la ayuda humanitaria, y terminó por hacer oposiciones al Ministerio de Hacienda...

El humorista Máximo dice que el Ministerio de las Fuerzas Armadas se debería reconvertir en Instituto Superior de Guerra Humanitaria. La división del trabajo sería así: Organizaciones Gubernamentales: Matar, destruir, arrasar y masacrar. Organizaciones no gubernamentales: Poner tiritas y mercromina.

Nada produce tantos beneficios como crear problemas y después ofrecer soluciones previo pago...

Si es cierto que las reservas de petróleo en el mundo no durarán más de 15 ó 20 años, ¿qué va a pasar con el mundo árabe que controla ese recurso energético en un porcentaje muy elevado, pero carece de tecnología para la producción de hidrógeno como alternativa?

Eso de que Shakespeare escribiera para el pueblo, y ahora haga falta un grado académico en literatura, con especialidad en verso blanco isabelino, lo entiendo tan poco como que para entender las palabras de nuestro Señor Jesucristo haya que ser "doctor en doctorerías teológicas"...

Yo me inclino a pensar que dentro de poco vamos a ser todos un enorme campo de concentración de personas "felices"... Y la prueba mayor que poseo es la desaparición de un gran contingente de perdices... ¿Dónde se habrán ido?

Me preocupan, porque hay muchos por ahí, como un compañero mío de Universidad, que dice que "al alumno y al gorrión, ¡perdigón!"

¡Peligran las perdices! Especialmente las españolas, de patitas rojas...

Y si se acaban las perdices, pueden darnos a todos -a mí también- con el plato en las narices...

Decididamente, quiero hacerme "trampero de Connecticut"... (¡Gracias, Gran Wyoming!).

Siento mucho haber perdido tanto tiempo haciendo cosas "útiles", cuando podía haberme dedicado a poner trampas, comer alubias con tomate y beber café negro sin azúcar en cafetera ennegrecida de lata, junto a una hoguera, a lo macho, a lo bestia...

Un amigo mío de Albacete hizo esa opción hace ya varios años, y ahora cubre su cabeza con un sombrero "stetson", se cubre con un impermeable amarillo cuando llueve, se ha vuelto alto, rubio, con los ojos azules, e incluso le ha salido un hoyuelo en la barbilla...

Seguro que los sábados por la noche baila "cuadrillas" con guapísimas señoritas de tirabuzones rubios, que lucen largos vestidos floreados, al son de guitarras, banjos y acordeones... ¡Como debe ser!

Y yo, por mi mala cabeza, me tengo que contentar con el Paseo de Santa María de la idem, el de las Delicias y Moratalaz... Mientras la población de perdices disminuye dramáticamente, aumenta la producción de mediocridad –cada día que amanece, el número de tontos crece-- y todos los días me despiertan en la SER hablando del Plan Ibarretxe... ¡Ya le decía yo a usted, señor guardia!

En fin, mi decisión ha sido ya tomada: ¡O trampero de Connecticut o la muerte! ¡Echada está la suerte! ¡Cúmplase el destino! ¡Más vale trampa con honra, que honra sin trampa! Tramperos de todos los países, ¡uníos! ¡Entrampémonos todos para la lucha final!

P.S. ("Post Scriptum", que no es lo mismo que "postdata", porque esto no tiene "data"): Si piensas que todo esto no es serio, tengo tres cosas que decirte:

1º) Doy gracias a Dios porque conservo el sentido del humor, lo que me asegura de no haber caído presa (¿o preso?) de ninguna secta, ¡y mira que han esfuerzos intentándolo!

2º) Te sugiero que hagas tú lo mismo.

3º) Pues lo cierto es que se me ha olvidado lo que tenía que decirte... Bueno, pues que sean dos cosas en lugar de tres. ¡Chiao!

J.Y.