Volver
UNOS RIPIOS PARA EL DÍA DE HOMENAJE A NUESTROS MAYORES: DOMINGO 13 DE MARZO, 2011.

Pr. Joaquín Yebra:

Alguien vino y me dio un beso
y después me llamó “viejo”.
La verdad, no me ha importado
porque yo no soy un queso.
***
“Viejos” serán los harapos,
los zapatos y los trapos.
Nosotros, apenas paños
con unos pocos de años.
***
Y lo de la medicina,
eso sí que es cosa fina:
Las tengo de cien colores
y de todos los sabores.
***
Las blancas son del reuma,
y las tomo de una en una…
Las verdes son del estrés,
y serán de tres en tres…
***
Las rojas son de dormir
y también de la memoria;
me ayudan para contar
a todos la misma historia.
***
Y lo de la dentadura,
eso es cuestión de opiniones,
que voy dejando los “piños”
olvidados por los rincones.
***
Yo prefiero una colitis
a esta dichosa artritis;
y la tensión arterial
me está sentando muy mal.
***
Lo de mi pobre sordera,
parece que no hay remedio,
porque un gato de escayola
oye mejor por promedio.
***
Y ahora lo de mis ojos:
Esto no es cosa de broma,
que el corazón se acobarda
cuando la noche no aguarda.
***
Si pudiéramos vivir,
como canta Joan Serrat,
entre los amigos que,
al menos de vez en cuando,
pasasen una pelota…
Si el cansancio y la derrota
no supiesen tan amargo…
***
Si fuesen poniendo luces
en el camino, a medida
que se va poniendo oscuro
a la vuelta de la esquina…
***
Pero puedo expresar el regocijo
del amor que profeso a cada hijo;
vivir de cada nieto una alegría,
aprendiendo a ser abuelo y a ser “viejo”…
***
Y seguir al lado de mi esposa,
esperando la muerte sin temores;
con fe sincera y corazón sereno,
porque supimos perdonar errores,
con el perdón con que Cristo nos bendijo…
***
Y morir, al final ¡es lo de menos! 
***