Volver

A: Pedro Abella, Alvio González, Joaquín Y.

Caballo de Batalla

Caballo de batalla no quisiera
que como símil mi Pastor lo fuera,
él con elocuencia y virtudes miles
a las multitudes conquistar pudiera.

 

En la televisión docto y elocuente
y en Facebook lo admirara mucha gente
y luego este grande vencedor
se iría a predicar a Nueva York.

 

Les pido perdón por mis razones
pues quién soy yo para dar mis opiniones
pero me puse ayer a mirar en viejas cosas
y vinieron a mi mente horas hermosas.

 

Yo prefiero un burro, humilde pollino
que vaya por los pueblos hablando a los vecinos
y que en sus lomos lleve, en un acto de fé,
al Cristo de la gente, Jesús de Nazaret.

 

He vivido en algunos lugares muy distintos
he visto cosas bellas y grandezas, quizás
pero esos burros buenos en los que monta Cristo
no sé si es que se esconden pues pocos pude hallar.

J Daniel Gómez Milián (Pupy)