Volver
Poemas de Cesar Noel Carcasés

NO ME INSPIRO
(10 mayo 2008)
Por César Noel Carcasés

.......Una y otra vez se repite la pregunta que cuestiona nuestra libertad para tomar decisiones en las cuestiones morales y sufrir las consecuencias de caminar bajo el  libre albedrío.

Un canario enjaulado no me inspira
No veo a Dios, es mentira.

Un canario en la jaula no me inspira,
He de verlo volando.

Aunque halla nacido en cautiverio,
Se mueve inquieto, buscando la huida.

Su cantar es rasgado, intransparente
(Y alegra el corazón de los dueños enjaulados.)

Calla y se desespera oyendo el canto de los libres
De aquellos que morirán de frío, y no lo saben
O en la tormenta, o en su huída a otras tierras.

Un canario en la jaula está  seguro, canta solo
Buscando compañía
Canta porque canta, sin motivos.

Señor, si me esclavizo soy un necio, libre me hiciste,
Te lo agradezco
Me hiciste alas para volar, para sufrir y gozar
Para viajar contigo, conocer tus guerras y tus triunfos
Haciéndome partícipe de ellos.

Libre
Para andar el mundo de esta vida
Conociendo lo cierto y lo incierto
Para anhelar aquello que es mí meta.

Señor, libre me hiciste estoy contento
Me he encontrado contigo en mis batallas
En mi libre camino doloroso.

Hay un pájaro herido, pero libre
Este marcha seguro a su destino
Al Hogar que su instinto le sugiere
Al Lugar donde Alguien le espera
Para enjugar sus lágrimas
Y sellar la batalla de esta vida
Con un triunfo rotundo.

Un canario enjaulado no me inspira
No veo a Dios, es mentira.

(Subir)

 

PROTESTA
11 agosto 2008 3.45 AM
Por César Noel Carcasés

….Estad quietos y conoced que Yo Soy Dios…

Es muy fácil cantar cuando todo va en marcha
Componer, alentar

Cuéntame tú  tu historia, esa que nunca oigo
Dime que te falta la fe, que te desplomas
Que estas solo, vacío, abandonado
Que dijiste ya todo, que asumiste actitudes
Que aplicaste consejos, y que nada pasó.
Dime que le buscaste, y que nada encontraste
Dime lo que dijiste, lo que pensaste
Cuéntame de tu enojo
Dime que no estoy solo
¿O eres solo apariencia como todos?

Yo hinco mis rodillas en el suelo
Cuando todo en silencio me desvela
Yo reconozco errores, reflexiono
Y abro mi corazón, todo sincero

Yo me siento encorvado, en el suelo
Como lo haría un valiente fracasado
Con sus brazos apoyándole su frente
Y sus ojos cerrados
Sí, así lo hice anoche, y muchas veces

Yo me quedo callado, meditando
Dando lugar a un diálogo, esperando
Yo le busco, le busco, y no le encuentro

Ya son muchas las noches de desvelos
Ya mis fuerzas me faltan y mis huesos se duelen
Ya mi piel me protesta
Ya mi rostro se apaga, y me vuelvo violento
Se me escapan palabras que a las personas hieren

Ya me elevo hacia el cielo protestando
Ya me hundo en el polvo de la duda
Y o(j)Alá o Dios quiera que mañana
Cuando esta noche diga “ya no sigo”
No oiga ese sermón tan repetido
De que lo perdí todo ya llegando

Vamos, vamos querido amigo mío
No me dejes ahora, que me pierdes
Dame ahora tu aliento, se sincero
Dime cómo llegaste
Dime que fracasaste, que dudaste
Que te sentiste solo, deplorado
Que te falló el amigo de los siglos
Aquel que se ofreció y quien nunca vino
Aquel que se marchó sin visitarte
Y cuando más le buscaba estaba ausente

Vamos, vamos amigo, amigo mío
Cuéntame ahora una historia diferente
Dime que fracasaste, que cejaste
En tu búsqueda inútil
Dime lo que ahora mismo estoy pensando
De que cuando morimos, algo nace.

(Subir)

¡QUE “SEÑOR”, NUESTRO “SEÑOR”!
(Mayo 2008)
César Noel Carcasés

…….No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano, porque no tendrá por inocente el Señor a quien tomare su nombre en vano.
La Santa Biblia
El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos….
La Santa Biblia

¿Por qué me llamáis Señor, Señor,  y no hacéis lo que yo digo?
Jesús, en La Santa Biblia

Conozco, y… ¿digo bien?...
Que conozco a un Señor, no es mío solo
Ni me eximo tampoco de esta queja
Pues bien, que hay un “Señor”….es muy extraño
No Él, sino sus siervos, y yo mismo.

De tal Señor, o a coste suyo
Veo anuncios
 Y hasta fotos
Y hay CD´s, y hay libros
(Que se anuncian en la tele luego del mejor sermón de salvación)

Yo lo llevo en mi espalda,…como prenda,
Y en mi gorra (¿y en mi frente?)
Propaganda, propaganda del “Señor”

¿Oyes?: Aplausos cuando entra al escenario,
Un Señor, no el “Señor” de quien te hablo
Y silbidos, “griten”, “griten” pa´l “Señor”
¡Alabado sea Mi nombre! (¿…o  Tu nombre, “mi Señor”?)

Y rebusco en mi memoria, que de antaño se advertía
Desempolvo, busco y leo, en el Libro
Que no en vano tomes el nombre del Señor

“Señor” nuestro
“Señor”
Y reflexiono:

¿Tu voluntad? ¿Cuál es? No la conozco
Pues la mía esa haré, la que me agrada
¿Tus caminos “Señor”?,
Y ¿tus palabras?
No han quedado en mi mente estampadas

Y…. ¿Qué es eso de que moras  en nosotros?
¿No era prosa, o poesía, o un adorno?
¿Vives?, Sí, en mi mente, …..te recuerdo
¿Tu ejemplo? ¿Tus pasos? ¿Imitarte?
¿Qué más da? Si eres amor,….y me amas, y….moriste…..

Y una voz en mi espíritu apagado
Que me dice:
“Soy Señor
Uno u otro
Todo o nada
¿Egoísmo? ¡No!
Más bien, celo por amor
Para ti la decisión, no hay opciones,
Todo o nada
Uno u otro
Soy Señor, o no lo soy”

¡Atención! ¡Mande! ¡Ordene! ¡Media vuel-ta!
¡ ¡ ¡ ¡Señor, Sí Señor! ! ! !

“Otra vez te has confundido
Soy Señor, no tal “Señor””

…….El tipo de Señorío del Dios del Universo, que nos ama y anhela, y que respeta nuestra individualidad, no cabe en la filosofía de este mundo, ni en la mente de quienes ignoran que su Espíritu  mora en los corazones de quienes lo reciben.

¡Que Señor, mi Señor! quien se cobija,
En la choza de mi alma,
Porque quiere gastar tiempo conmigo
Que se queda tranquilo y me respeta,
Mientras lo olvido.

¡Que Señor, mi Señor!, tan educado
Que se sienta a mi lado, si lo invito,
Y no envidia a mis otros invitados
Que cuando otros se marchan ya cansados
(Y aburridos de mi inútil compañía)
Miro a mí, y  alrededor, y al verme solo
Le suplico se quede aquí conmigo
Y Él con firme mirada,….comprensiva
Me sonríe y me dice “aquí sigo”
”Es que no hay otro lugar, querido amigo
Donde prefiera vivir, es mi palacio
El que he establecido aquí contigo”.

¡Que Señor, mi Señor! Señor del mundo
Del universo entero, y aún así
Se entristece, y anhela estar conmigo.

…¡Que Señor, mi Señor!, mientras los tiempos
Van marcando el ritmo de lo escrito
Su palabra olvidada, cobra vida
Sus pisadas perdidas, marcan huellas
En poquitos.

 

(Subir)

SE MURIÓ MI RELOJ
Por César Noel Carcasés
21 de diciembre de 2008

Hoy se murió mi reloj, le dio un infarto
Comidas, vueltas, salidas, dependencias
Segundos que transcurrieron sin destino
Minutos se perdieron sin que nada haya valido

Me rindo en el camino
Vuelvo inquieto, taciturno a terminar lo emprendido
Comienzo y no termino

Mi agenda me domina
¡hay que tachar renglones!
¡hay que atender lo otro que se queda pendido!
Y, comienzo y no termino

Y se escapan las horas
Comida, vueltas, te, tv
Anuncios, piruetas, no-ticias, móvil e Internet
Amigos, timbre, ¡yo qué sé!

 ¡hay que tachar renglones!
¡hay que atender lo otro que se queda pendido!
Hay que atender amigos

El tiempo pasa, ¡yo qué sé!
Que ya perdí la cuenta
…y en la noche, no coca, no café
Evita actividades que te causen estrés

Se ha muerto mi reloj, le dio un infarto
Las horas, los minutos, los segundos se han perdido
Y ha transcurrido el tiempo sin haberlo vivido.

(Subir)